martes, 22 de abril de 2008

Me gusta este post

Fíjate que hay una pregunta que me han hecho cientos de veces sobre la que nunca se me ha ocurrido escribir. Y hoy he visto un post (bueno, dos) en los que lanzan la eterna cuestión que algunos tenemos que escuchar cada viernes, y contestar con paciencia. Y tú ¿cómo que te vas al pueblo todos los fines de semana?.

Aquí tenéis los 2 ejemplos de los amigos de Matillas:
Muchas veces, los compañeros de trabajo se extrañan cuando les digo que todos los fines de semana preparo la mochila y me voy con prisa a mi pueblecito alcarreño, en el que sólo hay 1 bar, 3 calles y no más de 60 habitantes. ¿Por qué lo hago?. Porque en Gajanejos no existen las prisas, ni necesito el móvil para localizar a mis amigos, porque la hora no importa... Me gusta el pueblo porque allí no sirven de nada las falsas apariencias, porque nadie se fija en la ropa que llevo puesta o en como hablo. Me gusta mi pueblo porque sólo con dar un paso encuentro a alguien con ganas de hablar de cualquier cosa, porque respiro aire limpio, y no existen las nubes negras de polvo africano, porque voy andando a todas partes, porque cuando estoy allí me invade el buen humor, porque salgo al campo y todos los problemas se acaban, porque con una baraja de cartas tengo entretenimiento para toda la tarde. Pero sobre todo me gusta mi pueblo porque es tan tan tan tan radicalmente distinto al lugar donde hago mi vida durante la semana, que cuando estoy allí se me olvida todo: las huelgas de conductores de la EMT, las obras de Sol, el calor del intercambiador de Avenida de América, los atascos y todas las trabas para ser feliz que me pone Madrid.

5 comentarios:

LILOO dijo...

Qué suerte la tuya, que tienes un pueblo al que volver...

Disfrútalo!

Vir dijo...

Es una suerte, sí, y lo siento como tal. De todos modos, siempre queda la posibilidad (que de hecho ahora se está poniendo muy de moda) de "adoptar" un pueblo de un amigo, de un familiar, o uno al azar. Creo que era Machado quien decía algo así como "elegir un pueblo y convertirlo en el centro del mundo"...

El niño dijo...

Tengo una amiga que lo hizo, eso de adoptar un pueblo, y lo disfruta, jeje.

Lo que tienes que hacer es llevarte a pasar un finde a tus compañeros al pueblo, a ver si terminan por entenderlo!

Lima dijo...

Hubo una época, siendo adolescente, en que pasaba semanalmente por la nacional dos y siempre había en Gajanejos un burro junto a un carro. La última vez que pasé ya no estaba ninguno de los dos. He estudiado con gente de este pueblo y mucho después me enteré de su bombardeo y su nueva edificación. Tengo muchas ganas de parar un día y hacer fotos del pueblo viejo. Saludos.

Vir dijo...

Hola, Lima

Gracias por tu comentario. El carro... a saber dónde estará... yo llevo casi 30 años yendo a Gajanejos cada fin de semana, cada verano, y cada puente, y no recuerdo tal carro.

Lo que sí recuerdo es la borrica... era de un matrimonio ya mayor del pueblo, y tuvieron que venderla. La última noticia que tuve de "la borrica del tío Julián" fue que murió en Cifuentes.

Cuando quieras pasar por Gajanejos, avísame y te hago de guía :)