lunes, 29 de septiembre de 2008

Si yo voy en bici al trabajo...

Hoy, 20 Minutos publica una entrevista a un diputado del PP por Canarias, Guillermo Mariscal, que presume de ir cada día al Congreso en bici.

Mi más sincera enhorabuena, don Guillermo, es usted todo un afortunado.

Dice el amigo, muy acertado él, que "si un diputado va en bici al trabajo, cualquier persona puede hacerlo". Y, pienso yo: "¡tócate los h...!". Es como si le digo a mi abuelo, con sus 90 años: "Si yo puedo estar 3 días seguidos de fiesta, ¿por qué no vas a poder tú?". Vamos, que al leerlo, de buena mañana, montada en el tren, 2 horas antes de mi hora de entrar a trabajar, me he acordado de toda su parentela.

Y digo yo: la frase "si un diputado puede, puede cualquiera" ¿la diría pensando "si yo, que soy guay, voy en bici, por qué no va a ir un currela?". Quiero pensar que el razonamiento viene por motivos de seguridad.

Señor Mariscal, le recuerdo que, según recientes estudios de distintos sindicatos, el tiempo y la distancia al trabajo crecen cada vez más, y que la media en tiempo para llegar al trabajo en Madrid está en 50 minutos. ¿Podría usted decirme por qué carril bici podría ir, por ejemlo, mi amiga María, que vive en Aluche y trabaja en Alcobendas, o mi compañero Vicente, que vive en Fuenlabrada y trabaja en Aravaca, o yo misma, que tengo 50 kilómetros de distancia de casa al trabajo?.

Baje de la nube... pero con cuidado, no vaya a hacerse daño, y recuerde que no todo el mundo vive a 6 paradas de metro de su trabajo, ni todo el mundo entra a trabajar a las 10 de la maÑana (daría gusto verle pedaleando a las 5, cuando muchos "ponen las calles") ni todo el mundo tiene un despacho donde dejar su bici.

No obstante, que le aproveche el paseo...

2 comentarios:

LILOO dijo...

Mi chico hace 18 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta al trabajo cada día, pero claro, con dos matizaciones:

1. Tiene duchas y vestuarios para volver a ser una persona normal después de llegar sudando.

2. No tiene que ir desde el fín del mundo cruzando calles en las que se juega la vida con los coches, sino que puede ir por zonas residenciales con poco tráfico en la mayoría del recorrido.

Si yo tuviera unas condiciones así, seguramente me lo plantearía... hasta entonces seguiré tardando mi buena horita y media en ir y otro tanto en volver rodeada de gente en el tren y el metro como si fuéramos ganado.

Vir dijo...

Qué envidia me da tu chico... 18 kilómetros no son tantos, todo depende de las condiciones en las que se viaje.