miércoles, 9 de enero de 2008

Lo que copiamos del mundo rural

Contaba Expansión el pasado 7 de enero que la matriculación de todoterrenos en nuestro país ha crecido en 2007 en un 9,5%, incidiendo especialmente en la idea de que muchos ejecutivos optan ahora por este tipo de vehículos como coche de empresa. Los tradicionales Audi A6, BMW Serie 5 y Mercedes Clase E son seguidos muy de cerca por los Mercedes ML, Audi Q7 y BMW X5 de turno.

Yo soy de las que, cuando va conduciendo por la ciudad, y veo un personaje con pinta de ejecutivo en un todoterreno, pienso ¿para qué lo querrás?, ¿tú sabes para qué sirve ese cacharro?, ¿has pensado en lo que contamina?, ¿y en el palo que te van a pegar cuando vayas a cambiar las ruedas?, ¿sabes que por ser más alto, no necesariamente ha de ser más seguro?. En fin, cada uno que se compre el coche que quiera o pueda, pero... se me ocurre pensar qué pasaría si me meto en el centro de Madrid con un John Deere. ¿Que por qué no lo hago?. Ya me gustaría ya...

Y pensando, pensando, se me ocurre pensar en cuantas cosas, como en el caso de los coches, han pasado de ser típicas del campo, de la caza, de la vida en el medio rural, a convertirse en artículos de lujo. El primer ejemplo, el todoterreno, pero también me vienen a la mente las cazadoras tipo Barbour, o los gorritos de pescador, o las botas de monte, o ¿por qué no? los grandes perros pastores que algunos encierran en pisos.

3 comentarios:

LILOO dijo...

Completamente de acuerdo contigo.

Yo tengo la teoría de que en la mayoría de los casos, el tamaño/potencia del coche es proporcional al del complejo de inferioridad de su dueño. No me refiero sólamente a partes de su cuerpo sino a temas psicológicos también.

Puedo entender que una familia con al menos un par de críos esté interesada en adquirir un monovolumen por cuestiones de comodidad, que no por estricta necesidad, pero lo que dices del ejecutivo de turno con el todoterreno, al que además suele dar uso exclusivo en ciudad o autovía, es muy gráfico.

El mayor contacto que éste tipo de gente tiene con el medio rural suele ser la sección de productos orgánicos de los grandes centros comerciales... y sólo porque están de moda.

Si el resto del mundo circulamos perfectamente con un motor menor a 2.0, y generalmente con menos de 120CV, ¿alguien puede justificar la "necesidad" de tener un coche de mayor cilindrada si no es para "fardar" ante la gente? porque a mí todavía no se me ha ocurrido ir presumiendo de que mi coche tiene habitáculo indeformable, volante y pedales retráctiles en caso de impacto, un consumo real de 5 litros y una de las menores emisiones de CO2 de su sector... y fíjate que es todo es cierto, pero es que la seguridad no vende.

LILOO dijo...

Por cierto, perdón por un comentario tan largo!!

virbarbancho dijo...

Yo tengo otra teoría... y que nadie se sienta ofendido: "cuanto más grande es el coche, más feo es el chico" jeje. ¡Gracias por tu comentario, Liloo!